Metidas de pata en el extranjero

A veces, por desconocer el idioma o las costumbres, una mete la pata sin ánimo de ofender, claro está.

Muchas veces estas situaciones se convierten en anécdotas divertidas. Hoy comparto algunas de las mías.

metidasdepata52

Mezquita de los Tulipanes (Laleli Camii) [Estambul]

Recién llegados a Estambul, vamos al hotel a hacer el check-in y dejar el equipaje. Salimos a investigar los alrededores del hotel en el barrio de Fatih. Frente al hotel hay una mezquita. Fantástico, pienso, nuestro primer acercamiento a la cultura islámica. Me cubro la cabeza con mi pashmina por respeto. La gente me mira raro. Se acerca la hora de la oración. Veo algunos hombres haciendo abluciones. Entro a un patio interior. Un feligrés me clava la mirada con cierta hostilidad pero no dice nada. Me vuelvo adonde está mi marido. Pienso que les deben molestar los turistas. Miro bien y me doy cuenta de que ¡era la entrada de hombres! La de las mujeres, mucho más chica, pasa inadvertida en un rincón alejado.

Laleli Camii - Tulip Mosque - Mezquita de los Tulipanes

Anadolu Kavagi (aldea turca sobe el Bósforo)

Quiero ir al baño. Nos dirigimos a los baños públicos cercanos al centro de la aldea. Hay que pagar una lira (TL1). Me dirijo hacia la puerta y veo que la cuidadora del baño de mujeres y el del de hombres me hacen señas con desesperación. ¡Casi entro al de hombres!

Portsmouth [Inglaterra]

El almirante Nelson es considerado ídolo nacional en el Reino Unido; sobre todo en Portsmouth, la cuna de la Royal Navy. Nelson cobró estatura de héroe cuando venció a Napoleón en la batalla de Trafalgar en 1805.

Estoy en la catedral de Portsmouth con el guía voluntario, quien muy amablemente me cuenta la historia del lugar. Llegamos a donde se encuentra un jirón de un estandarte de Nelson enmarcado y expuesto con veneración.

– Y este estandarte es de la Batalla de Trafalgar. ¿La oíste nombra alguna vez?- pregunta, listo para desasnarme históricamente hablando. Resulta que sí conozco algo sobre esa batalla.

– Por supuesto, Napoleón y la mar en coche –digo con desparpajo. La mandíbula se le cae, los ojos se le agrandan como platos. -¡Nelson! ¡Quiero decir Nelson! – sin querer acabo de ofender la memoria de su héroe. Quise arreglarla explicándole que en el colegio estudiamos un poco de historia de España y como Napoleón la invadió y desencadenó el proceso independentista nuestro, lo tengo más presente. Me parece que ya era tarde.

metidasdepata4

Jersey [Islas del Canal de la Mancha]

Por cuestiones de trabajo vivimos en esa maravillosa isla durante un tiempo. Andaba necesitando encontrar algo para hacer con tanto tiempo libre. Un día paso por la cafetería del hospital y veo un cartelito pidiendo voluntarios. Listo, dije, veo que puedo hacer acá. Aclaro que en esa época todavía tenía los brackets y a vece la gente no me entendía (o yo estaba muy paranoica, no lo sé).

Entro a la oficina, saludo a la señora de mediana edad que estaba detrás del escritorio, me presento y digo que vi el aviso pidiendo voluntarios y que me gustaría ayudar.

-Pero esto no es un trabajo.

– Ya sé. El aviso dice voluntarios.

-Pero no te vamos a pagar, esto no es un trabajo.- Se ve que mi uso de la palabra aviso le molesta.

-OK, quiero ser voluntaria. – y pasa a explicarme, sin sonrisa ni amabilidad, en qué consisten las tareas de los voluntarios. No remunerados, ya sé.

Vuelvo al tema de la paranoia. No sé si no me entendía o desconfiaba de mí por ser extranjera y quería trabajar en negro o qué pero me hizo sentir para el traste. Tanto, que cuando me ladran, tartamudeo. Me di media vuelta y me fui.

metidasdepata1

En British Airways

Como ya he contado, en una época tomaba ayuditas farmacológicas para poder subir al avión. En esta ocasión, itinerario es el siguiente: Dallas – Atlanta- Londres- Jersey. Para poder volar de Atlanta a Londres tomo una de mis pastilocas.

Llego a Heathrow, funciono como una persona medianamente normal pero tenía cierto efecto residual. Subo al avión para Jersey y me acomodo en mi asiento. ¡La azafata me reta TRES VECES antes y durante el despegue! Por no apagar el iPod, por no enderezar el respaldo de mi asiento y por levantarme con la señal de abrocharse los cinturones encendida. Esas reglas las conozco de recontra memoria pero…

En mi defensa, Señor Juez, ¡seguía medio drogada!

metidasdepata3

 

Anuncios

13 Respuestas a “Metidas de pata en el extranjero

  1. Anécdotas graciosas pero que en el momento no lo deben haber sido!
    Imaginate todas las que tengo yo, que viajo sabiendo sólo un poco de inglés jaja
    Besos!

    Me gusta

  2. Buenisimas! Me arrancaste carcajadas! Me ha pasado de todo un poco. Primer viaje a Italia creyendo saber italiano pero no queriendo hablar español, hablaba en portugues! Naba total hasta obrigado decia. Primer viaje a brasil me habian enseñado los numeros y que 6 se decia meia ( era solo para #telefono pero me habia olvidado, es x media docena) en unlocal infantil me retiro enojada porque no me mostraban nada para meia años. Ultimo viaje a londres hice un disfusion tubaria en ambos oidos y estuve 3 dias casi sorda, si bien manejo ingles terminaba a las señas como doña rosa. Hermoso viajar pero q verguenza que pasamos a veces. Besos!!!

    Me gusta

    • jaja! Me ha pasado eso de querer hablar en un idioma que conozco poco y que me salga en el idioma que manejo un poco más!
      A mi marido le pasó de querer comuncarse en francés y no darse cuenta de que estaba hablando en castellano!

      Me gusta

  3. Qué gracioso 😛 Me hiciste acordar al principio cuando vine a vivir a Québec, con un francés más principiante, las veces que he respondido “Oui oui” a una pregunta sin saber de qué me hablaban ! jajaj

    Me gusta

  4. Que buenas tus historias, Ana! La mía es una que realmente me avergüenza bastante; a ver si puedo contarla.

    Era en 2001, en el mes de setiembre. Yo estaba en el aeropuerto de Atenas, a punto de empezar a regresar a Argentina luego de un festival de cine de medio ambiente en una maravillosa isla del Mar Jónico. Como faltaba un poco para tomar mi avión, ahí me puse a caminar y explorar un poco el aeropuerto.

    Veía bastantes personas mirando los monitores de tv, que mostraban imágenes de un edificio en llamas, mientras los símbolos que aprendimos a asociar a la trigonometría -las letras del alfabeto griego- completaban la pantalla con información que por supuesto yo no entendía.

    Mientras continuaba mi caminata, veo que se acercan un camarógrafo y una periodista y me preguntan si estaba por viajar y me piden hacerme unas preguntitas. Yo les dije que sí. Y entonces me pregunta ella si no tenía miedo de viajar en avión ante lo que pudiera pasar durante un vuelo. En total desconocimiento de lo que acababa de ocurrir apenas unos momentos antes en NY (por supuesto, era el día 11), yo les dí mi respuesta en negativo y les agregué que si alguna vez llegara a suceder, “de algo hay que morir”…

    Como durante todo el vuelo desde allí hacia Paris primero, y luego en la conexión intercontinental hacia Buenos Aires (ambos por AF) no hubo ninguna mención a lo ocurrido, me entero de todo recién al llegar a Ezeiza. Te podés imaginar, Ana, la enorme vergüenza que todavía hoy siento cuando pienso que esa opinión livianamente expresada desde mi torpeza por no saber, seguramente habría aparecido en la tv griega asociada a un hecho tan doloroso y conmovedor como el de ese día… Pero bueno, fue así. Abrazo!

    Me gusta

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s