Una marea de amapolas en la Torre de Londres

El 11 de noviembre de 2014 se cumple el primer centenario de la Primera Guerra Mundial. Los países que participaron en este conflicto recuerdan este hecho y honran a sus caídos con diferentes eventos. En Londres, por ejemplo, uno de las actividades que se organizaron para conmemorar este triste aniversario es una instalación artística llamada Blood Swept Lands and Seas of Red en la Torre de Londres.

Poppy installation4

Esta instalación consiste en cubrir el foso de la Torre con 888.246 amapolas de porcelana hechas a mano, unas cuantas por vez hasta colocar la ultima el 11 de noviembre, Día del Armisticio. Cada amapola representa un soldado británico muerto entre 1914 y 1918. ¿Por qué amapolas? Porque esta hermosa flor se utiliza desde 1921 en el Reino Unido y Canadá para simbolizar a los hombres y mujeres muertos en combate. La inspiración surgió del poema En los campos de Flandes del teniente coronel John McCrae, que compara las amapolas de los campos de Flandes, escena de las peores batallas, con campos de sangre derramada por sus compañeros.

Las amapolas estaban a la venta (ya se agotaron) y lo recaudado va a parar a seis organizaciones de ayuda a veteranos y sus familias: Cobseo, Combat Stress, Coming Home, Help for Heroes, The Royal British Legion y SSAFA. A partir del 12 de noviembre, las amapolas serán retiradas y enviadas a sus nuevos hogares alrededor del mundo. Por ejemplo, una amiga mía de Dallas compró una para su mamá.

Poppy installation8

Todos los días por la tarde se realiza una ceremonia en la que se lee el Roll of Honour, una lista de nombres de soldados caídos pertenecientes a la Mancomunidad de Naciones (Gran Bretaña, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, India y Sudáfrica están entre las 53 naciones que la componen).

Yo fui un martes soleado y templado, un día de otoño bastante atípico. Miles de personas tuvieron la misma idea. Había tanta, pero tanta gente, que la estación de subte Tower Hill estaba cerrada y solamente dejaban salir a los pasajeros. A pesar de todo, seguí con mi plan de ir a la Torre. Tenía dos opciones: ir por la calle (que no se me ocurrió hasta después) o por la explanada que acompaña al foso y recorre parte del perímetro de la Torre de Londres. Me llevó media hora nadar en esa marea humana y llegar a la boletería.

Poppy installation6

Se juntaron tres factores importantes: día de sol, una commodity escasa en el otoño inglés, era la hora del almuerzo y muchos oficinistas se dieron una vuelta y era el comienzo del receso escolar de mitad de año. Combinación explosiva. Había filas eternas para todo: comprar entradas, comprar algo para comer, ir al baño. Lo peor de todo fue que me di cuenta de que el mejor lugar para ver las amapolas es desde Tower Hill, o sea, esa explanada o la calle. No fue necesario haber gastado 20 libras para entrar a la Torre.

Al salir, fui a la explanada a sacar fotos. Había menos gente y pude llegar hasta la baranda. La luz del sol otoñal le daba una tonalidad dorada a las paredes de piedra y resaltaba el rojo sangre de las amapolas. El efecto era hipnótico y de una belleza cruel.

Poppy installation12

Hasta ese momento, para mí era una instalación artística muy atractiva. Pero cobró un significado nuevo cuando escuché a un padre joven explicarle a su hijo de unos 5 años que esas flores estaban ahí en memoria de los soldados de la Gran Guerra, “en la que murió tu tatarabuelo”. Ahí entendí que muchas de las personas presentes tenían algún padre, abuelo, tío abuelo, bisabuelo que luchó y volvió o se quedó en los campos de batalla. Su conexión era profunda y personal.

Poppy installation2

Más tarde me enteré de que los dos abuelos de mi marido pelearon en la Primera Guerra, uno con un regimiento de Highlanders de Escocia y el otro, con un regimiento canadiense. Ambos volvieron aunque el abuelo paterno fue herido y en el hospital se enamoró de una enfermera, la futura abuela de Sean.

Podrían haber sido amapolas.

Poppy installation13

 

 

Anuncios

7 Respuestas a “Una marea de amapolas en la Torre de Londres

  1. Hermoso post! Que emoción la historia de los abuelos de tu marido! Que increíble que queda la torre rodeada de amapolas. Hermoso! Es el primer año que lo hacen? Porque vi que Alice tambien hablo del tema, y nunca lo habia visto antes otros años. Besos! Muy lindo post!

    Me gusta

  2. Muchas historias de amor han sobrevivido y se han perpetuado aún pese a las guerras. Y han dado buen fruto, como en el caso de la flia de tu marido.
    No sabía lo de las amapolas como homenaje. Lindo gesto.
    =)

    Me gusta

  3. Pingback: Resumen viajero del 2014 | apuntes ideas imagenes·

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s