Inolvidable almuerzo en las colinas toscanas

– Me parece que tenemos que tomar esta bajada pero no estoy segura-. Los carteles viales italianos me sumían en la más profunda confusión: nunca lograba distinguir entre los que indicaban las salidas de la autopista y los que indicaban las estaciones de servicio, que llevaban el mismo nombre que las salidas.

– ¿Qué dice el cartel?- preguntó mi marido.

– Cortona. Pero tiene un dibujito de un surtidor. ¡Ay, no sé!

Seguimos de largo y nos pasamos de la bajada que teníamos que tomar para ir a la bodega Avignonesi en Montepulciano, la de Cortona. El viaje hasta ahora no había sido fácil. Nuestro agriturismo –alojamiento rural– quedaba en Montespertoli, a 138 kilómetros hacia el norte. Varios tramos del camino estaban en obra y debimos tomar desvíos con la ayuda intermitente del GPS, que funcionaba bastante mal. Nos ayudamos con mapas, carteles viales poco confiables y el mismísimo azar. Perder el rumbo fue una constante de nuestro viaje. Pero la belleza de las colinas toscanas en primavera no nos calmaba los nervios. Este viaje era nuestra luna de miel tardía y, como todo recién casado, discutimos bastante. Con la diferencia de que teníamos ocho años de práctica.

Paveando en la bodega

Paveando en la bodega

Ingenuos nosotros que pensamos que se podía seguir y retomar la autostrada para volver. Pues no. Debimos andar unos 25 kilómetros y volver por caminos internos hasta la Cortona y recién ahí buscar la bodega.

Llegamos con 45 minutos de retraso a la visita guiada. Una recepcionista muy amable y simpática nos dijo que hasta los italianos se pierden, que no nos preocupáramos. Se ofreció a llevarnos hasta la Vinsantaia, la cava donde se estaciona el Vin Santo, donde podíamos enganchar el fin de la visita. Nos unimos al grupo que justo estaba entrando.

El Vin Santo es un vino de postre típico de la Toscana, hecho con uvas malvasía y sangiovese. En la finca Le Capezzine, cosechan las uvas con mucho esmero, las seleccionan y colocan en esteras a secar. Luego las presionan y vierten el mosto fermentado en barricas de roble de Eslavonia de 50 litros. Agregan dos litros de levadura madre y los dejan añejar por diez años. El resultado es un vino dulce, denso y estable. La cava olía a roble y levadura y al amor y dedicación de la gente que hace vino.

Flor de vista desde la mesa.

Flor de vista desde la mesa.

Luego, nos dirigimos a la Foresteria, el luminoso comedor con vista al huerto y las vides del valle. Nos sentamos en un rincón, aparatados del grupo de turistas alemanes un poco ruidosos. Los mozos eran muy atentos y expertos en vinos. Me parece que les caímos bien, cada tanto nos servían una segunda vuelta.

Este almuerzo inolvidable comenzó con un benvenuto dallo chef: una copa de Chardonnay Il Marzocco Cortona DOC 2013, que despertó las papilas gustativas y nos preparó para lo que seguía. Para primo, primer plato, elegí los ñoquis con habas frescas de temporada y tomates cherry. Los ñoquis eran livianos y las habas le dieron el toque ideal de frescura. Sean pidió pasta rellena de cordero con salsa de berenjenas. Los sabores eran pura perfección; el ragú de cordero era sabroso sin predominar sobre los demás sabores. Acompañamos estas delicias con un opulento Vino Nobile di Montepulciano DOGC 2010 (Sangiovese) y un picante Grifi Toscana IGT 2010 (Cabernet Sauvignon, Sangiovese).

A view of Le Capezzine estate at Montepulciano

Los secondi fueron tan ricos como los primi: ojo de bife perfectamente sellado y bien jugoso, con salsa de vino tinto y una delicada mousse de garbanzos con salsa de pecorino. Los vinos que acompañaron estas delicias fueron un blend merlot y sangiovese 50&50 Toscana IGT 2006 y un Vino Nobile di Montepulciano Riserva Grandi Annate DOCG 2007. No podría decir cuál de los dos me gustó más.

La estrella de la comida fueron los vinos de postre, el Vin Santo y el Occhio de Pernice. Cada uno pidió uno diferente así podíamos probar los dos. El mozo sirvió una pequeña cantidad de Vin Santo en un copón ancho y la acostó sobre la mesa. Nos explicó que teníamos que hacerla rodar despacio para que el vino cubriera la superficie formando “piernas”. El Vin Santo era dulce y denso, como debe ser. Cada sorbo era un golpe de sabor.

Occhio di Pernice. esta cantidad es más que suficiente

Occhio di Pernice. esta cantidad es más que suficiente

El Occhio di Pernice fue toda una experiencia. El mozo sirvió apenas unas gotas, demasiado pocas para semejante copón. Muy lentamente se fue congregando en el fondo. Si el Vin Santo era dulce y denso, el Occhio lo fue aún más, casi como melaza, con un sabor intenso. Con un par de gotas alcanzaba para recubrir la boca. Los maridaron con una degustación de postres muy interesante: hojas de salvia fritas (inusual pero ricas), queso de cabra con semillas de amapolas, rodajas de naranja sanguina disecadas, chocolate amargo con jengibre, gelato casero de grosellas y un biscotto de romero y nuez. Cada sabor y textura complementaba o contrastaba con el vino perfectamente.

Después de esta experiencia inolvidable, me invadió un profundo letargo. Miraba como hipnotizada el espectáculo de las nubes gris oscuro, bien cargadas, descendiendo sobre el valle. Un café espresso bien fuerte me ayudó a salir de esa abulia etílica y me dio las fuerzas necesarias para seguir explorando la campiña toscana. Que luna de miel maravillosa.

A spring storm rolling in on the valley

Esta nota es una traducción de la que presenté en el concurso organizado por la Great Wine Capitals Global Network

Anuncios

6 Respuestas a “Inolvidable almuerzo en las colinas toscanas

  1. Que divino este post Ana! Imperdible la Toscana! Ya sos toda una sommelier! Aunque haya sido medio odisea imagino que perderse en la Toscana en medio de esos pueblos puede ser encantador! Besos! Me encanto!

    Me gusta

  2. Amo a Cortona! por la peli “Bajo el Sol de Toscana” por supuesto, la noche que he pasado allí fué tan mágica como tu almuerzo 🙂
    Es tan bella Italia y este buen relato la realza más!
    Besos

    Me gusta

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s