Pan casero de mi abuela y recuerdos de familia

Me encanta la comida. Me hace feliz. Me trae recuerdos muy preciados. Crea momentos que serán recordados con cariño. La comida es alimento y consuelo. Representa culturas; la comida es identidad.
Tengo incontables recuerdos de almuerzos en la casa de mis abuelos con padres, hermanos, primos, tíos, incluso tíos abuelos y primos segundos. Compartir la mesa, conversaciones, juegos, hasta discusiones, nos ayuda a modelarnos como personas.

Yo soy paella. Asado. Tiramisú. Pastas caseras. Flan con dulce de leche. Pollo al horno. Tortas de cumpleaños. Locro. Humita, milanesas.

Soy el pan casero con chicharrones que mi abuela cordobesa solía hacer y que nos gustaba tanto de chicos.

Pan casero1

Hace unos años le pedí la receta, no quería que se perdiera. Me contestó que la única manera de explicarme cómo hacer pan era ponerse a hacerlo. Compré los ingredientes: levadura fresca, harina y un kilo de grasa de pella para los chicharrones. Junto a los ingredientes, llevé lápiz y papel para tomar notas.

Lo primero que hizo mi abuela fue derretir la grasa y dorar los pedacitos de carne que quedaban. Los coló y los dejó enfriar. Luego, hizo la esponja de levadura con un poco de azúcar y agua tibia. En la mesada, hizo una corona con la harina y un poco de sal, colocó la levadura activada y agua tibia y los mezcló con movimientos circulares. Una vez que todo estuvo bien mezclado, me dejó el lugar a mí para amasar, el esfuerzo era demasiado para sus manos.

– Ahora la masa tiene que levar-, dijo, mientras encendía el pequeño caloventor que estaba en la mesada. El calorcito es esencial para este paso.

Mientras la masa levaba, mi abuela me contó algunas anécdotas de su infancia en un pueblo de Córdoba. Aunque casi no quedaba rastro de la típica tonada, todavía pronunciaba la r fuerte, con fricción, a pesar de haber vivido en Buenos Aires durante muchas décadas.

Esta foto de mi abuela está escaneada del original. Quise dejarle el borde tan tipico de las fotos antiguas, por eso no esta "emprolijada'

Esta foto de mi abuela está escaneada del original. Quise dejarle el borde tan tipico de las fotos antiguas, por eso no esta “emprolijada’

Mi abuela aprendió a hacer pan a los 15 años. Se levantaba al alba todos los días para amasar el pan para su familia. También me contó del trato que hizo con sus hermanas: como no le gustaban las labores de la casa, ella se ofreció a amasar y coserles vestidos a cambio de que ellas hicieran la limpieza.

Hizo un comentario que me dejó entre sorprendida e indignada. Si iba por la calle y un cura venia en la dirección contraria, ellas (supongo que los chicos) tenían que bajarse a la calle y dejarle al cura la vereda completa.
– Antes era así-, dijo, como restándole importancia.

Llegó el momento de desgasificar la masa golpeándola un poco y amasándola otro poco. Agregamos los chicharrones y les dimos forma a las hogazas: algunas redondas, otras trenzadas. De chica me encantaba desarmar las trenzas esponjosas y comerlas despacito. Después, al horno. El delicioso aroma a pan recién horneado inundaba cada rincón. Así es como recuerdo la casa de mis abuelos: con aromas riquísimos emanando de la cocina.

En mi primera visita a mi hermano en Córdoba, íbamos por la ruta hacia Villa General Belgrano con un poco de hambre ya. Al costado de la ruta había un vendedor de pan casero recién hecho. Paramos a comprar. El sabor a era bastante parecido al que comíamos cuando éramos chicos, el mismo pan que me enseñó a hacer mi abuela. Ella ya no está pero quedan los recuerdos y las recetas.

Publiqué esta misma nota en mi blog en inglés.
Anuncios

10 Respuestas a “Pan casero de mi abuela y recuerdos de familia

  1. Me emocionan entradas como éstas… que lindo que recuerdes de esta manera a tu abuela…
    Coincido que la comida nos hace felices y no hay festejo sin ella! El pan casero es mi debilidad, por lo que al ver la imagen me pareció que sentía el aroma jaja
    Besos

    Me gusta

  2. ¡qué paseo de carbohidratos me diste! son las 21 en Argentina y esta receta relatada me deleitó imaginariamente.

    Me gustó mucho el párrafo de Yo soy… y las comidas, es casi un dibujo =)

    Me gusta

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s