En Dallas es fácil dar

Cada tanto me gusta hacer una limpieza profunda en el placar y separar ropa y calzado que ya no uso. Esto tiene un beneficio doble: me queda más lugar para ropa nueva y siempre hay alguien a quien le viene bien.

Cuando vivía en Buenos Aires, llevaba la ropa a la iglesia, que tiene un receptáculo para donaciones para Cáritas. Si no tenía ganas de caminar, dejaba los bultos en la vereda y al rato desaparecían. O se los daba a la señora que trabajaba en casa.

Todo listo para que lo recojan

Pero en Dallas es distinto. Al principio no tenía idea de qué hacer. Bah, no tenía idea de nada de nada. Busqué en internet lugares donde podía dejar mis donaciones. Así conocí Goodwill, una organización benéfica que funciona así: reciben donaciones de todo tipo (ropa, electrodomésticos, etc), las clasifican y las ponen a la venta en sus locales. De paso, también dan trabajo a gente necesitada.  Tiene puntos de recepción más o menos fijos que en realidad son trailers de camiones. Al final del dia, lo enganchan al camión y se lo llevan al depósito. A veces cambian de lugar y me resulta engorroso tener que rastrearlos.

Hace unos dias fui a buscar la correspondencia al buzón (no tengo uno en casa sino que hay un banco de buzones en una placita del barrio), y encontré un volante de la fundación Make-A-Wish. En el mismo, hay una descripción somera de las actividades de la fundación y un pedido de donaciones de calzado, ropa, libros, juguetes, etc.  Me vino al pelo porque justo tenía algunas cositas para dar.

Volante de Make-A-Wish

Volante de Make-A-Wish con mi código. Ellos conocen solamente la dirección, no saben quién vive ahi, por eso dice “current resident” o sea residente actual

Lo único de debía hacer para efectuar la donación era llamar al número impreso en el folleto. Es todo automatizado, una voz me fue guiando. Me pidió el número de código que figuraba en el folleto y también que confirmara mi dirección y la fecha indicada en el papel. Me pidió que dejara los bultos, claramente identificados, en la puerta de mi casa a partir de las 9.30 de la mañana de ese dia.

Lo hice y cuando volví a la tarde, habían pasado a recoger todo y me dejaron un formulario para completar con el valor monetario de las donaciones, asi podía deducirlo de los impuestos. Nunca lo hacemos porque el monto no lo justifica. Ahora entiendo por qué las grandes empresas donan tantos millones, el beneficio mayor es para las corporaciones.

Parte del formulario para completar. Ellos te dan una idea de lo que vale cada prenda y vos elegis según la marca y el estado.

Anuncios

11 Respuestas a “En Dallas es fácil dar

  1. Me sorprende lo de las deducciones!…no pensé que se aplicara aún con ropa y cosas usadas!
    En estas pequeñas cosas cotidianas es donde se ven las diferencias reales de las distintas sociedades.
    un fuerte abrazo

    Me gusta

  2. es así para las empresas, Cuando voy al supermercado y me dicen si quiero donar los 80 centavos de redondeo digo que no MUCHA GENTE DICE QUE SI, no le estás donando a los pobres, ni sabés a dónde va la plata, se lo donás al supermerado porque decenas de cajas en cientos de sucursales hacen una millonada de pesos al año que luego donan Y NO PAGAN IMPUESTOS AL FISCO por lo que encima el dinero no vuelve al pueblo 🙂 Prefiero agarrar las monedas y cuando salgo a la calle o en un semáforo me piden las regalos. Soy asi #NEGATIVE ja ja

    Me gusta

  3. Pingback: Las entradas destacadas de la semana en Red ViajAR - Red ViajAR·

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s