Mi Estambul: Santa Sofia

Hagia SophiaIMG_3674

Santa Sofia

Una caminata de 15 minutos por la Ordu Caddesi (caddesi es calle en turco) separaba nuestro hotel del lugar que pronto se convirtió en mi preferido en Estambul: la Plaza Sultanahmet. A cada paso había algo interesante para ver: la Universidad de Estambul, restos de unas columnas de 15 siglos de antigüedad depositadas en la vereda, vendedores callejeros (manteros) de imitaciones de carteras y botas de marcas famosas o la Columna de Constantino del año 330 DC.

La Plaza Sultanahmet es el corazón turístico de Estambul. De allí salen los buses turísticos (nosotros tomamos uno pero nos pareció que no valía los 30 euros que costó) y se encuentran tres de los lugares históricos que no hay que dejar de visitar: la mezquita azul o Sultán Ahmet Camii, la Cisterna de la Basílica y Santa Sofía.

Hacía años que tenía ganas de conocer Santa Sofía. Por suerte, ese día, un sábado de fines de diciembre, había poca gente para entrar. Compramos un pase para los museos públicos (MüzeKart) que sale 85 liras y es válido por 72 horas. La única y gran ventaja de tener este pase es que te ahorra hacer filas interminables en la boletería.

El mihrab indica la direccián de la Meca

El minbar es el púlpito donde el imám predicaba cada viernes. A la izquierda está el mihrab, que indica la dirección de la Meca

Santa Sofía fue construida en el siglo 6 sobre las ruinas otras dos iglesias cristianas y fue utilizada como iglesia cristiana ortodoxa hasta la invasión otomana en 1453, cuando fue convertida en mezquita. En 1935, Mustafá Kemal Atatürk, el primer presidente de la república turca, decidió secularizarla y convertirla en museo. Los otomanos agregaron los minaretes, mausoleos y fuentes. Esas paredes contienen 15 siglos de historia, arte y religión.

El interior de Santa Sofía es maravilloso. El techo abovedado es altísimo y adornado con frescos. Pareciera que las columnas se elevan hasta el infinito. Hace pocos años descubrieron la figura de un arcángel en uno de los arcos mientras se hacían trabajos de restauración. Esos trabajos siguen porque había andamios sobre uno de los costados.

tttttt

Vsiat desde la galería superior, donde la emperatriz y su séquito oían misa

A pesar de los siglos y las circunstancias, todavía se pueden ver símbolos cristianos como los famosos mosaicos de la Virgen, de Jesús y de algunos emperadores. Hay ocho paneles circulares enormes pintados de negro con inscripciones doradas en árabe que representan el nombre de Mahoma, de Alá y de mártires y califas. Es una amalgama ideal de las religiones cristiana y musulmana.

Ese fue el único día soleado de nuestra estancia. Los haces de luz colorida perforaban la oscuridad desde las ventanas dándole un aspecto mágico.

Hagia SophiaIMG_3598

Agradezco que los otomanos hayan conservado los mosaicos y frescos de Santa Sofía, o al menos que decidieron cubrirlos con pintura en vez de destruirlos. A pesar de los estragos del tiempo, siguen siendo hermosos. Me asombra pensar que alguien tuvo la habilidad de pintar semejantes imágenes con azulejos tan pequeños.

Verlos me trajo recuerdos de las clases de plástica del colegio. La profesora nos enseñó la técnica del mosaico bizantino: recortar cuadritos de papel de colores y usarlos para “colorear” pegándolos sobre un dibujo que habíamos hecho previamente. Todavía recuerdo el dolor de espalda que me daba estar doblada sobre mi trabajo. El resultado final no tiene punto de comparación con las bellas imágenes iconoclastas de Santa Sofía pero me las hace sentir más cercanas.

Mosaico que representa a la Virgen Maria secundada por el emperador Juan II Comnenus y la emperatriz Irene

Mosaico que representa a la Virgen Maria secundada por el emperador Juan II Comnenus y la emperatriz Irene

Santa Sofía (Ayasofya en turco), declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, se encuentra frente a la Plaza Sultanahmet y de la parada de metrobus.
Horario de verano (del 15/4 al 1/10): 9.00 a 19.00 
Horario de invierno (del 1/10 al 15/4): 9.00 a 17.00 
La boletería cierra una hora antes y la entrada cuesta 25 liras.   
Hay un café y  baños públicos en los jardines.
 
Hagia SophiaIMG_3650
 
 
Anuncios

9 Respuestas a “Mi Estambul: Santa Sofia

  1. Indudablemente merece ser visitada!
    Los buses turísticos casi nunca son rentables, salvo que llueva todo el día como nos ocurrió en Berlín y allí fueron nuestros “salvadores”.
    Besos

    Me gusta

    • Nosotros hemos tomado esos buses y siempre fueron buenas experiencias (Roma, Paris, Boston). Sirven para dar un pantallazo general de la ciudad y después uno elige adónde volver. En el caso de Estambul, el recorrido era raro, dio muchas vueltas por el mismo lugar!

      Me gusta

  2. Ese templo es símbolo de cosas muy diversas (revolución arquitectónica, internas políticas, megalomanía). Creo que es tan importante como enorme, imponente y hermoso.
    Que bueno conocerlo a través de tu reseña.

    Me gusta

  3. Pingback: Excursión por el Estrecho del Bósforo | apuntes ideas imagenes·

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s