Experiencia gratificante: carrera a beneficio

Una amiga comentó que una amiga suya es la co-fundadora de una fundación que ayuda a familias de chicos con cáncer y que este fin de semana era la carrera anual de 5 kilómetros para recaudar fondos. Me pareció una causa justa y noble la de dar apoyo logístico y monetario a las familias de los pacientes. Por ejemplo, hay gente que le cuesta pagar los 20 dólares diarios del estacionamiento del hospital o no tiene con quien dejar a los demás hijos mientras visita al que está internado. Esta fundación, Heroes for Children, se ocupa de proveer ese tipo de alivio.

Listos para empezar

Listos para empezar

La carrera/caminata comenzó a las 8.15 de la mañana muy cerca de casa. Sean y yo nos anotamos online y fuimos un rato antes a retirar nuestro número de corredor, la cintita que va en una zapatilla para registrar tu tiempo, una remera y una bolsa con vouchers, etc. de los sponsors.

La atmosfera era de esperanza y alegría, solidaridad y apoyo mutuo. Había participantes individuales como  nosotros y por equipos. Los equipos tenían una remera con el nombre y la foto del chiquito por quien participaban, collares de carnaval, sombreros divertidos, algunos estaban disfrazados. Lo que me partía el alma eran los carteles que decían “En memoria de…” En realidad, tuve un nudo en la garganta de principio a fin, menos mientras corría. No pude evitar pensar en mis sobrinos y chicos conocidos, que no les toque semejante castigo y mandaba la mejor energía para los chicos que si les tocó.

Durante la carrera, escuchaba a distintas personas alentar a amigos y desconocidos por igual. Me recordó a la caminata a Luján, donde la gente sale a alentar a los peregrinos. Había voluntarios apostados a lo largo del recorrido sosteniendo carteles con la foto, el nombre y la dolencia de varios chicos. Me pareció ver a uno de ellos, un chiquitín de un año, con los padres antes de la largada.

Este equipo se equivocó y el policia bajó a avisarles. Por uhn moneto pensé que los iba a arrestar jaja!

Este equipo se equivocó y el policia bajó a avisarles. Por un momento pensé que los iba a arrestar jaja!

Antes de largar, hubo un acto de apertura donde habló el intendente de Plano y las autoridades de la fundación. Luego, hubo una suelta de globos amarillos (color del cáncer infantil) y un cantante cantó el himno a capella. Me llamo la atención que la gente no cantara. Muy pocos lo hacían pero en voz baja, nada de gritar “Oíd mortaaaaaaaaales! a los cuatro vientos como hacemos nosotros (las comparaciones no son ideales, ya sé, pero….) Algunos se llevaron la mano derecha al corazón pero no cantaban. Según mi marido, es porque no saben la letra. Quizá algo de razón tenga. Yo no la sé pero no es mi himno, así que me paro con las manos entrelazadas y en silencio. Lo respeto pero no lo siento.

Corrí todo lo que pude, 2,8 km, y caminé el resto. La línea de llegada era una algarabía total: gente aplaudiéndote y alentándote como si fueras Usain Bolt quebrando un record mundial. Una maravilla. Aproveché las carpas de los sponsors y tomé agua y comí una banana y una mini brocheta de pollo (hay que balancear glucosa con proteínas.) Terminamos agotados (almuerzo + baño de inmersión +siesta) pero contentos de haber podido participar de una experiencia muy linda donde los ganadores son los chicos y sus familias.

Linea de llegada, una fiesta.

Linea de llegada, una fiesta.

Anuncios

7 Respuestas a “Experiencia gratificante: carrera a beneficio

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s