Postales desde Pisa

Quiero pagar el estacionamiento medido en la calle. Trato de entender qué datos me pide la maquina automática pero no entiendo nada en italiano. Se me acerca uno de los jóvenes africanos que venden chucherías por la calle. Quiere explicarme algo pero instintivamente levanto la mano como diciendo que no se acerque y se va. Es un acto reflejo, en las dispensadoras de boletos de tren en Buenos Aires tampoco acepto ayuda de extraños por temor a que me roben.

Apenas se va siento cargo de conciencia por haberlo rechazado injustamente. Se acerca una señora de mediana edad y me explica que tengo que ingresar la patente del auto para obtener el ticket. Quiero ganarle la guerra a los prejuicios pero pierdo algunas batallas.

Desde la entrada al predio.

Desde la entrada al predio.

Caminamos hacia el Campo dei Miracoli para visitar la famosa torre inclinada. El barrio que la rodea es bastante pasable, con hoteles y hosterías, restaurantes y puestos vendiendo las clásicas chucherías para turistas. Pisa no me causo una buena impresión. Es una ciudad chica y chata (la Torre, que mide menos de seis metros se ve desde la autostrada). Los barrios periféricos me parecieron decididamente feos: los edificios, las casas, los carteles, los negocios, las calles. En mi mente, le falta el glamour de la dolce vita.

Cae la tarde y el viento fresco se lleva las últimas nubes. Hay gente caminando, mirando, conversando, photobombing a otros (aparecer en la foto de extraños, a veces a propósito y a veces sin querer). No faltan los que sacan la clásica foto “sosteniendo” la torre. Yo paso, gracias.

No nos quedamos mucho tiempo, solo el suficiente para recorrer la catedral y tomar un café con un cannoli de crema de naranja que es una exquisitez. ¡Esa es la Italia que vine a buscar!

Para entrar a cada uno de los edificios históricos (catedral, camposanto, baptisterio y torre) hay que pagar una entrada pero ese día (un sábado) era gratis. Bienvenido sea. El Duomo es majestuoso por fuera pero un tanto decepcionante por dentro, excepto el altar mayor y el ábside, que son magníficos. Sentí que el interior no está a la altura del exterior artísticamente hablando.

El fresco del abside fue pintado en el siglo 16 luego de un incendio.

El fresco del abside fue pintado en el siglo 16 luego de un incendio.

Después del cafecito restaurativo, buscamos un kiosco que vendiera estampillas y aprovechamos para mandar postales a nuestras familias. En estos tiempos en que todo es virtual y electrónico, me gusta volver a las fuentes y escribir y enviar postales. A mis abuelos, que son de la vieja escuela, y a mis sobrinos, para que vean como se comunicaba la gente en el pasado.

Il Duomo

Il Duomo

Datos interesantes

  • La construcción de la torre comenzó en 1173. Debido a que el suelo es arenoso y los cimientos son poco profundos, la torre empezó a ladearse cuando iban apenas por el tercer piso. Aun así, se terminó de construir en 1350. En italiano le dicen il Campanile, campanario.
  • La catedral esta recubierta de mármol de Carrara (las canteras no quedan muy lejos) y tiene elementos decorativos moriscos y lombardos.
  • El empleado que me vendió/dio la entrada a la catedral tiene un mal humor espantoso. Vayan preparados a ser recibidos con cara de traste, algo bastante común en la zona.
 
Aquí se pueden ver las entradas anteriores del road trip por la Toscana, Italia.
Anuncios

6 Respuestas a “Postales desde Pisa

  1. Nosotros llegamos justo a tiempo para integrar el último grupo de subida a la torre y nos encantó hacerlo.!Cuando bajamos el duomo y el baptisterio ya estaban cerrados…

    Comparto tu visión de la ciudad… sólo nos detuvimos a hacer esa visita y nos fuimos a pernoctar a la bella Lucca.

    Besos

    Me gusta

  2. Yo estuve en Pisa sólo unas horas pero pude recorrer algo de esos barrios aledaños y a mí sí me gustó. Por ejemplo la zona de la universidad, con sus callecitas tranquilas y recorridas más por estudiantes que de turistas, además la zona que bordea el Arno. Me gustó mucho, pese a no ser tan exuberante como Florencia, Venecia o Roma, me pareció un sitio con un encanto muy especial.
    Por suerte, para todo hay gustos!
    =)

    Me gusta

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s