Le Mandrie di Ripalta: alojamiento rural en las colinas toscanas

 

Nos alojamos en este agriturismo -alojamiento rural-, Fattoria Le Mandrie, que encontramos en el sitio web Agriturismo. Esta cerca de la comuna de Montespertoli, a menos de veinte minutos de Florencia por la FIPILI (la autostrada que una Firenze, Pisa y Livorno)

No tengo más que alabanzas para este lugar. El paisaje es más que encantador y la gente que trabaja allí es muy amable. El dueño nos dio un par de recomendaciones de lugares para visitar y nos hizo degustar el vino que se produce en la finca. En ese momento había muchos turistas franceses e italianos que iban por el fin de semana (¡que suertudos!)

El desayuno estaba incluido y se servía en la casa principal. Todo era fresco y casero. La mermelada de membrillo era mi preferida. Había una máquina de café, yogur, fiambres, panes, tortas, una cosa más rica que la otra. La cena era optativa y salía 19 euros por persona. Uno tenía que hacer la reserva durante el desayuno y también elegir los platos. Todo súper casero y delicioso, como la comida de las abuelas.

La entrada (antipasto) era sorpresa e invariablemente rica (por ejemplo, alcauciles recién cosechados y flores de zapallo fritas). El primer plato era alguna variedad de pasta (morí con el ragú de jabalí, plato típico toscano) o sopa (ribollita, una sopa de verduras bien espesa) y el secondo, alguna carne. Las veces que comimos allí salí rodando.

El alojamiento es sencillo, nada de lujos. No hay televisor ni teléfono en los departamentos pero hay WiFi, algo es algo. No logré comprender del todo el sistema de reciclado de residuos. Había cuatro tachos de diferentes colores y un cartel explicando que va y que no va en cada uno. Me pareció complicado, pero donde fueres, haz lo que vieres.

No todo fue color de rosa. El baño no me gustó porque la ducha no estaba separada y mojaba todo el piso, y por estar en planta baja, el inodoro era para discapacitados, que es más alto que los comunes y me resultaba incómodo. Las almohadas eran incomodas y la pileta de la cocina no era profunda y me salpicaba siempre. Pero la paz, la vista y la comida compensaban esas pequeñas incomodidades.

¿Volvería? ¡SI!

PD: Esto no es un chivo, no me pagaron nada, ni siquiera saben que tengo un blog, pero me gustó tanto que quería recomendarlo de puro buena que soy.

Anuncios

6 Respuestas a “Le Mandrie di Ripalta: alojamiento rural en las colinas toscanas

    • Hola tocaya! Las partes lindas son espectaculares: los vi#edos, las colinas, los pueblitos medievales, etc. Pero la vida moderna interrumpe el paisaje con zonas fabriles y comerciales o autopistas, y los pueblos modernos son bastante fuleros, comunes.

      Me gusta

  1. Por supuesto que ante las ventajas, algunas que otras cosas menores se superan ose pasan por alto. Estoy segura que dentro de poco te habrás olvidado lo de la incomodidad de las almohadas -por ejemplo- pero por siempre llevarás la belleza de esos paisajes…y lo rico que comiste! ajajaj
    Un abrazo.

    Me gusta

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s