Buenos Aires con ojos de extranjero

Esta visita a Buenos Aires fue diferente, entre otras cosas, porque hice de guía turística. Una pareja de amigos nuestros de Dallas, David y Kelly, vinieron a mi cumple y se quedaron unos días para conocer la ciudad. Yo vivo en dos mundos completamente separados y cuando esos mundos se cruzan, la sensación es rarísima. La primera vez que experimenté eso fue cuando vinieron mis suegros para nuestro casamiento. ¡Me resulto extrañísimo verlos en el living de la casa de mamá!

Mostrar la ciudad a amigos extranjeros me hizo descubrir cosas nuevas (para mi) o que sabía que existían pero nunca había visto. Entre los lugares que conocí está el Paseo de la Historieta en San Telmo. A lo largo de la calle Balcarce hay estatuas de los personajes de las tiras más famosas y queridas, que acompañaron a muchas generaciones.

Paseo de la Historieta

Mafalda está sentada en un banco en Defensa y Chile, Isidoro Cañones –mi favorito- está en Balcarce y Chile y Larguirucho, en Balcarce y México. Por un día me perdí la inauguración de la de Clemente (Balcarce al 400), aunque vi la tribuna. Por supuesto, Kelly no conocía a ninguno de estos personajes pero le encantó la idea, especialmente porque yo le iba contando acerca de cada uno y que los leía cuando era chica.

Un lugar obligado, después de San Telmo, es la Plaza de Mayo. Los jacarandás en flor le daban un aire primaveral muy alegre. Kelly y yo entramos a la Catedral mientras los hombres se quedaron esperando. Mientras caminábamos, le iba contando lo que sé de la historia de la catedral. Quedó impresionada con el mausoleo de San Martin.

El Cabildo se ve violeta

Otro “descubrimiento” fue la Casa Mínima (Pasaje San Lorenzo 380). Hace años había visto un documental o informe en la tele pero nunca en persona. La descubrimos por casualidad leyendo unos carteles que están en la calle Defensa. Yo creía que había pertenecido a un esclavo liberto pero resultó ser una de las tantas leyendas urbanas. Al parecer, es lo que queda de una casona.

Casa Minima

En cada viaje hay al menos una anécdota que lo caracteriza y hace inolvidable. En este, fue el tradicional pingüino de vino. Una noche fuimos a un bar que esta frente a la Plaza Serrano. Le señalé a Sean las hileras de pingüinos blancos, pensando que los conocía. Nunca los había visto. Les conté que se usaban de toda la vida en los bares de medio pelo para servir vino de la casa –y parece que volvieron a estar de moda. Les pareció divertido y pidieron uno, además de una botella de vino bueno para compensar.

Recien llegado de la Patagonia

El vino del pingüino no era muy bueno (yo les avisé) pero la experiencia fue divertida. A partir de ahí, donde íbamos pedían un pingüino, a veces con peor suerte que otras. Tanto éxito tuvieron que terminamos comprando uno para llevar a Dallas. Cultura porteña 100 x 100.

Anuncios

11 Respuestas a “Buenos Aires con ojos de extranjero

  1. Que lindo tu visita a la ciudad como turista, y es así, no la podemos ver con otros ojos. Ayer y anteayer estuve por San Telmo y nunca vi los personajes de historieta 😦
    Muy bueno lo del pinguino que viaja al norte.
    Beso!!!

    Me gusta

  2. Me encanta ir de turista por la ciudad (bueno, a estas alturas ya lo habrás notado), y siempre termino descubriendo rincones que no conocía!
    Que buena data pasaste!! Todavia no conozco el paseo de la historieta, ni la casa minima!!
    Buenisima la anécdota del pinguino.. a mi por algún motivo nunca me gustaron esas jarritas..
    beso, buen finde

    Me gusta

  3. Me llevaste de paseo a mi también, no conocía la casa mínima ni he visto los personajes de historieta (me mataba Isidoro, también en su versión de Isidorito ajjaja)
    Los pinguinos son un dato de color, igual que los sifones, a los de afuera les llama la atención. Cuanto hace que no entro en la catedral de BA! Recuerdo haber ido con mi madre una vez, había una imagen de una virgen muy pequeña y con algo raro en la espalda, no se que era, pero mi hermano tuvo la idea de decir que era Nuestra Sra. de la Joroba y mi vieja casi lo estrangula alli mismo. Algún día pasaré por alli a ver si la encuentro.
    Tus amigos que tal lo pasaron? BA es una hermosa ciudad, hay tanto para ver!
    bs

    Me gusta

    • Juaaa! Que ocurrente tu hermano! Seria Ntra Sra de Lujan? Tiene como unos rayos que le salesn de la espalda. O capaz que era la de los Dolores. Que intriga!
      A los chicos les encanto BA -y el vino y la carrrrrrne-, tenian ganas de volver. Ojala. asi sigo explorando 🙂

      Me gusta

  4. Pingback: Blogs Buenos Aires │ Que ver en Buenos Aires | Blog de Viajes de HostelBookers·

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s