Road trip por el centro de Texas: barbacoa de cabra, cavernas y una tarántula (I)

A nosotros nos gusta mucho hacer escapadas por Texas y visitar pueblitos remotos y desconocidos. Entre risas, mis amigas tejanas siempre dicen que yo conozco mejor el estado que ellas. Es que nos resulta fascinante ver las costumbres y forma de vida fuera de Dallas. En la gran ciudad, fría e impersonal, se ha perdido un poco la identidad tejana, aunque, por otro lado, se ha enriquecido con el aporte cultural de los nuevos vecinos, tanto de otros estados como de otros países.

El tema de este viajecito fue lo autóctono y la naturaleza por la zona conocida como Hill Country. Nunca planificamos hasta el último detalle, dejamos que fluya. Elegimos un área, reservamos hotel (condición sine qua non) e investigamos lo que hay para ver. Con esos datos armo una carpetita y, cada mañana, la consultamos para decidir adónde ir. Poco stress y mucha aventura.

Barbacoa de cabra

Salimos de casa el sábado a las 7 de la mañana rumbo a Brady, autodenominado “Corazón de Texas” por su ubicación geográfica.  Allí se celebraba la 39na Competencia Internacional de Barbacoa de Cabra. Así como lo leen: ni chivito ni cabrito, cabra.

Hacia un calorazo y el sol pegaba con saña. El aire olía a humo de las parrillas y a fritanga de los puestos de comida. Había un mundo de gente y voluntarios con remeras fluo ordenaban el estacionamiento. Los equipos participantes acampaban ahí mismo, tenían la carpa o tráiler al lado del smoker (parrilla con ahumadero) donde preparaban la carne de cabra para la competencia.

Compramos una porción de cogote (neck) y un wrap de carne de cabra. El cogote era incomible, durísimo, me recordaba a los huesos de juguete para perros. La carne del wrap también era dura pero como estaba “hilachada”, al menos se podía comer. Lo que si estuvo rico fue el chorizo de cabra que nos hicieron probar. Las mesas para los jueces estaban sobre un tráiler y sobre cada una había lápiz y papel, escarbadientes y antiácido. Nos moríamos de la risa ¡pobres jueces!

Un detalle que nunca falta y siempre me llama la atención es la bandera de la Confederación (la que tenían los Dukes de Hazzard en el techo de su auto, el General Lee). Texas luchó en la Guerra Civil (1861-65) del lado de los confederados (someramente, a favor de la esclavitud y de la secesión del Sur) y todavía hay gente que sueña con que Texas vuelva a ser una república independiente.

La fauna local

Nos alojamos en una cabañas que están dentro de un parque estadual llamado Canyon of the Eagles porque es el hábitat natural del águila calva, el ave nacional de los EEUU. El resort está a orillas del Lago Buchanan. Si bien no teníamos vista al lago en  nuestro cuarto, disfrutamos de la hermosa vista desde el restaurant. Mientras desayunábamos, podíamos ver aves grandes, supongo que halcones, remontar las corrientes térmicas sobre el lago.

En el cuarto había un cuadernillo con información del lugar, incluyendo la fauna. Serpientes de cascabel (por suerte no vi ninguna, aunque de noche usaba una linterna al ir y volver del estacionamiento por las dudas que hubiera una),  águilas y otras aves de presa y de rapiña, ratones de patas blancas, ciervos, cerdos salvajes, y demás.

Uno de nuestros pasatiempos favoritos es divisar correcaminos en la ruta. Esta vez vimos uno en pleno vuelo rasante. No me dio el tiempo a buscar la cámara para sacarle una foto. ¡Pero juro que lo vi!

Una noche volvíamos de cenar y Sean frenó de repente y dijo mirá. Resulta que una tarántula estaba cruzando el pavimento. La observamos, iluminada solamente por los faros del auto, hasta que terminó de cruzar el pavimento y se perdió en el pasto.

A la mañana siguiente vimos unos cinco o seis pajarracos negros bastante feos, seguro que buitres, comiéndose la carcasa de un cerdo salvaje muerto al costado de la ruta.

Ya en el camino de vuelta a casa, tambien paramos al costado de la ruta a ver una manada de bufalos.

Anuncios

12 Respuestas a “Road trip por el centro de Texas: barbacoa de cabra, cavernas y una tarántula (I)

  1. Hola! que lindo que se hagan esos viajecitos y recorran el estado. Es genial como se toman el paseo, me gusta eso de dejar que fluya. Yo también suelo llevarme una idea de que hay para hacer en el lugar que visito, pero después me va llevando el mismo lugar, va surgiendo sin tanto plan de antemano..
    Que gracioso lo del correcaminos, me hizo acordar al del dibujito, me imaginé al coyote tratando de agarrarlo, ja.ja.
    que tengas linda semana. beso

    Me gusta

  2. Gran sorpresa esa barbacoa, me imagino!…ahora, digo yo, si es tan fibrosa, para que insisten! …prepárenla de otra cosa y listo! jejeje
    Siempre interesante tus crónicas de viaje, las sigo con mucho interés.

    un abrazo

    Me gusta

  3. Qué lindos son estos viajecitos donde podés descubrir lugares nuevos y cosas insólitas! Lo del cogote, me dio como asquito jaja y eso que a mí me gusta mucho el chivito, pero supongo que al tratarse de cabra la carne es mucho más dura y de por sí, la del cogote tiene más nervios … puajjjj
    Me encantan los búfalos! Me retrotrajo a Julio Verne y “La vuelta al mundo en 80 días” 🙂 Faltaron los indios… jeje

    Me gusta

    • El chivito es riquisimo, pero nop, era la mami 🙂 jaja! No habia pensado lo de los nervios. Me da asco retroactivo.
      Fue la primera vez que vi bufalos en vivo y en directo. He comido su carne, ahora se de donde viene jaja!

      Me gusta

  4. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@yahoo.com
    Sandra.

    Me gusta

  5. Queeee??? Buitres, cascabeles y tarántulas??? Ah nononono, no me esperen por alli !!!
    El chivito está bueno, pero esto parece ser bastante mas durañón … nunca probé nada de cabra salvo queso que estaba mas o menos rico. El tema del ahumado tampoco me entusiasma, que manía de ahumar lo que asan que tienen estos tipos!
    Si adhiero a ese espíritu aventurero de salir de rotetion (como decía Aníbal) por la zona, y me gustaron las fotos. Y la mención del Gral Lee me llevó varias centurias para atrás cuando miraba la serie jajaja!
    Necesito ya un sombrero de esos! que acá no me lo pongo ni loca, pero me encantaron.
    Un beso

    Me gusta

    • Y si, la fauna no es muy atractiva que digamos 🙂
      Veo que somos varias las que veiamos la serie, pero eso de las centurias no, eh! jaja! Yo no uso sombreros, no me gusta nada en la cabeza pero esta vez me anime. No creo que lo use en la ciudad pero capaz que para la playa esta bien.

      Me gusta

  6. hola, vivo en Texas tambien! asi que saludos y como vivo con un green belt atraz de mi casa imaginate q tengo de todo por aca ajjaaj, mi vecina de pocas cuadras si ha visto coyotes ajjaja

    Me gusta

  7. Pingback: Latino » Blog Archive » Road trip por el centro de Texas: barbacoa de cabra, cavernas y una tarántula (II)·

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s