Una cara diferente de Miami

(Si bien esta nota es sobre Miami, el que venga buscando playa y shopping se llevará una desilusión.)

La semana pasada fui a Miami a visitar a una amiga que estaba por tener babies (así, en plural). Como no daba alojarme con ella y su familia, me fui a un hotel cercano. Me salió barato el viaje: usamos millas para pagar el pasaje desde Dallas y puntos de Marriott para el hotel. Lo único que pagamos con dinero fue el auto (un Eclipse, bien de futbolista noventoso) y comida.

No estuve las 24 horas con ellos y aproveché para hacer cosas por mi cuenta. Más de uno se va a agarrar la cabeza cuando lea esto: no fui a la playa en toda la semana. No me gusta mucho y hacía un calor y una humedad horribles. Ni siquiera fui a la pileta del hotel. Nada es más cómodo y agradable que un ambiente con aire acondicionado.

El segundo día encontré una casa de comidas que me encantó: La Estancia Argentina. Hacen comida para llevar o comer ahí (yo comí un sándwich de matambre casero muy rico), tienen facturas y productos de panadería y muchos productos traídos de Argentina. Yo me compré una cajita de Sugus confitados y galletitas Sonrisas y Rumba.

Estaba con eequipaje de mano solamente, si no, me llevaba de todo!

Una tarde tuve la mala idea de ir al Aventura Mall. Los lugares enormes con mucha gente me dan una especie de claustrofobia. ¿Me querés explicar a que fui? Había bastantes argentinos haciendo de goma la tarjeta (al cambio oficial, of course) pero había muchos más brasileños. ¡Estaban por todos lados! Me fui con un súper dolor de cabeza (y cinco remeras por veinte dólares).

Al día siguiente había quedado en ir a cenar con mis amigos. Como no quería quedarme en el hotel y menos que menos estar en un shopping, fui al Museo de Arte de Fort Lauderdale. El arte en sí no tocó la fibra más íntima de mi ser-no entiendo el arte moderno- pero fue un placer porque había muy poca gente, casi nadie. Se ve que al público que va de chopin a Miami no le atraen los museos.

Frente al museo está la entrada al Riverwalk, un complejo de negocios, bares y demás a orillas del New River. Todo cerrado a las tres de la tarde, placer total. Camine un poco por la costanera, que es muy agradable, está bien parquizada, saqué fotos y al rato no aguante más el calor y me refugié en mi cuarto.

Riverwalk

Mientras manejaba, vi uno de esos carteles marrones que señalan lugares históricos y que decía “Antiguo Monasterio Español.” Me dejó intrigada, me imaginé que sería alguna  misión de cuando Florida era una posesión española. Fui a ver para sacarme la duda.

Resulta que es un monasterio medieval español genuino, traído piedra por piedra. Este monasterio benedictino fue construido en Segovia en el siglo 12 y en 1925 lo compró William Randolph Hearst, quien lo mandó a desarmar (usaron 11.000 cajones de madera) y transportar a Nueva York. Debido a  problemas económicos, Hearst tuvo que rematarlo y el monasterio durmió 26 años en un depósito en Brooklyn hasta que lo compraron y armaron en Miami. El edificio es hermoso y es rarísimo el contraste que hace con las palmeras y la vegetación tropical que lo rodea. Ahora, en vez de monjes con capuchas negras, son las lagartijas quienes cruzan los patios.

Densa vegetacion tropical rodea al monasterio

Como si estuviera en Europa

Anuncios

12 Respuestas a “Una cara diferente de Miami

  1. Vaya! ¿así que semejante monasterio fue traído desarmado desde Europa y encima debió dormir embalado tanto tiempo! Sabía de algunos casos sí, pero al ver las imágenes uno diría que no pudiera hacerse. Pero está visto que con el dinero suficiente se puede comprar y hacer casi cualquier cosa. Habrá que preguntarle a la gente de Segovia en este caso qué piensa del saqueo de su patrimonio -por supuesto que los responsables serán los que lo vendieron!

    Eso de andar por ciudad playera en verano y no asomarte por la playa es de veras muy raro! jejeje
    Un abrazo

    Me gusta

    • Yo soy asi de rara! jaja!
      Parte de la historia del monasterio es que en la decada de 1830 lo monjes lo tuvieron que vender debido a la situacion social agitada del momento y los duenos lo convirtieron en granero y establo. Personalmente, prefiero que lo compren y se lo lleven para conservarlo a que destruyan semejante joya historica.

      Me gusta

  2. Fort Lauderdale es mooooy lindo, tengo familia viviendo alli. Personalmente me gustó mas que Miami (pensándolo como para vivir) que tiene otra onda diferente. Lo único que no me convence es la época de huracanes, aunque ellos ya están acostumbrados y no se les mueve un pelo. Y las playas también son hermosas (yo si soy playera jajaja) no podía creer la temperatura del agua, acostumbrada al agua helada de la costa argentina!
    Las lagartijas andan por todos lados! hasta dentro de las casas te las encontras.
    Impresionante el Monasterio, habrá que ir a verlo …
    un beso

    Me gusta

    • Entre nos, te cuento un secreto: a mi no me gusta Miami ni para vivir ni para visitar. Shhh!
      En el depto anterior en Dallas teniamos lagartijas en el garaje! ja! pero las de aca son beige medio transparentonas y los ojos son dos bolitas negras.
      Alla hay huracanes, aca tenemos tornados 🙂

      Me gusta

  3. Ana, tendrías que armar un tour alternativo para Miami!!!!
    Lo del monasterio es simplemente un descubrimiento!
    El tema de argentinos en Miami, es inentendible como viaje de placer, pero creo que llegamos al punto de comprenderlo como un viaje de negocios (o de economía familiar!) Vamos que aquí por $85 no te dan ni una manga de remera, y allá te dan cinco (o más si te esperás un poco!)
    Volviendo al tema, me maravilló cómo quedó el monasterio, tiene una arquitectura compleja y de todos modos quedó que pareciera que se hubiera erigido ahí.
    Menos mal que pudiste extraer este expreiencia del viaje (además de los babies, me imagino!)

    Besos!

    Me gusta

    • Recien ahora me doy cuenta de que. como decis, es un viaje de negocios. Nunca entendia por que si tenes que pagar pasaje y alojamiento pero veo que la inflacion hace que valga la pena (ojo, para quien puede costearlo)

      Veo que a vos tampoco te gusta Miami jaja! La experiencia de los babies fue hermosa y valio la pena ir.

      Espero que estes mejor de animo 🙂

      Me gusta

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s