Otra emergencia y van…

Hacia un tiempo que venia pensando en escribir acerca del sistema de salud en EEUU pero como es tan complicado, lo posponía. Ahora se me presentó una oportunidad ya que, otra vez, tuve la necesidad de vivirlo por dentro. Otra vez.

El lunes a las 5 de la mañana me despierta un ruido y los quejidos de Sean. Abro lo ojos y lo veo agarrado del marco de la puerta, pidiéndome que llame una ambulancia. Como lamentablemente ya conozco la rutina, le alcanzo el teléfono y me visto.

Le abro la puerta al equipo de paramédicos y los llevo a nuestro cuarto. Resulta que Sean se hernió un disco en la cintura y no puede moverse del dolor. Lo bajan en una silla por la escalera y yo me voy al garaje a sacar el auto para seguir a la ambulancia rumbo al hospital.

Ahí nos tienen varias horas en la guardia, con enfermeras y PAs (physician assistants, más que enfermera pero menos que médico) entrando y saliendo, haciendo las mismas preguntas, Sean revolviéndose del dolor en la camilla. La única médica de guardia le receta calmantes que no le hacen ni cosquillas y una resonancia magnética. Se lo llevan y los traen enseguida: se trabó en el túnel y no la pudieron hacer.

 Sala de guardia donde pasamos 7 horas el lunes

Sala de guardia donde pasamos 7 horas el lunes (Plano Presbyterian Hospital)

Después pide una tomografía, que arrojó el siguiente resultado: desplazamiento de disco de  9 milimetros cerca de la cintura. Con razón tanto dolor. Nunca lo vi sufrir tanto.

La médica decidió internarlo. Yo fui  a casa dos veces a buscar cosas. A las 7 de la tarde viene un especialista en columna que dice que por suerte no hay que operar por ahora, que haga rehabilitación, que tome una tonelada de calmantes y esteroides y que saque turno con mas médicos.

El martes a la tarde le dieron el alta. Sigue muy dolorido pero al menos esta cómodo en casa.

En cuanto al tema del vil metal, tuvimos que pagar un copago de 150 dolares en la guardia. Vamos a ver cuando empiecen a llegar las facturas, incluso la del 911, que cobra por milla de traslado. Como tenemos un buen seguro médico, tendremos que pagar una fracción de la cuenta, que nuestra experiencia indica que puede llegar a unos cuantos miles.

El Presbyterian es un hospital privado con todas las comodidades y todos los chiches que uno se puede imaginar y el trato es excelente. pero todo tiene un precio, generalmente exorbitante.

Este es un sistema que funciona genial para quien pueda pagarlo. Me pregunto cómo hace la gente que, por diversas razones, queda afuera. Muchos se endeudan hasta la quiebra para pagar tratamientos complejos. Otros directamente se mueren por falta de tratamiento. La reforma al sistema de salud fue el caballito de batalla de Obama durante la campaña electoral y le ayudó ganar, pero la ley que finalmente aprobó el Congreso no convence a nadie ni logró grandes avances.

Hasta ahora nunca vi un hospital público. Es una criatura mítica como el unicornio. Es inevitable hacer comparaciones y pensar que si bien los hospitales públicos en Argentina sufren una permanente falta de presupuesto, la gente menos afortunada sigue teniendo un lugar donde atenderse y conseguir remedios, aunque sea a duras penas.

Uno a veces se olvida de lo afortunado que es y de apreciar y dar gracias por su vida privilegiada.

 

 

 

Anuncios

10 Respuestas a “Otra emergencia y van…

  1. Te leo y me muerdo los labios por todas las veces que me quejé del sistema de salud de Canadá y por todas las veces que defendí la candidatura de Obama (de este último pecado, hace mucho; del otro, ¡no tanto!). Dicho eso, ánimo y fuerza para Sean, que se mejore prontísimo, y un beso para vos.

    🙂

    Me gusta

    • Muchas gracias, Marta!
      Obama no resulto tan bueno como parecia, pero a fin de cuentas es un politico y, segun me parece, son todos iguales! Con respecto al sistema de salud, ninguno es perfecto pero hay algunos peores 🙂 Desde aca se critica mucho al canadiense porque no toleran nada que sea “socialista”, y para muchos americanos, se acerca al comunismo. Son unos panqueques barbaros. Yo vivi unos meses en Toronto (por suerte no me enferme) pero por lo poco que vi, en vez de criticar a Canada, aca deberian seguir su ejemplo en muchas cosas (menos el clima, pliiiiiiiiiis! jaja!)

      Me gusta

  2. Ana! me siento completamente reflejada en lo que escribiste. Nosotros vivimos en USA hace 4 años y cada vez que tenemos que ir al medico y te manda a hacer algun estudio temblamos!!!! Una sola vez me toco ir a la guardia por una piedra en el riñon y las cuentas me persiquieron…. aunque yo tambien tengo un seguro bastante bueno. Coincido ampliamente en que la gente en Argentina se queja demasiado! Espero que tu esposo se mejore pronto y que no te toque pagar mucho!

    PD: no sabia que el 911 cobraba por milla!

    Me gusta

  3. Uh.. que se mejore tu marido!!! Pobre!! Eso debe doler mucho!!! Mi mamá está en cama desde hace unos días también por un temita en la columna, y me contaba cuanto le duele, pero en comparación a lo que contás no es nada, asi que ni quiero imaginarme lo que tuvo que pasar Sean.. que se sienta mejor pronto!
    La verdad es que está bueno este relato, porque hay cosas de las que uno se queja o da por sentado, y en definitiva aún en países que son mas desarrollados y con unos cuantas ventajas en muchos aspectos igual este tema es complicado. La verdad es que no se que hace la gente que no tiene para pagarlo. Desesperante de veras!
    Un beso!

    Me gusta

  4. Y como en todas partes del mundo hay cosas que nunca cambiarán porque no serían redituables. Me recuerda a una serie que vi que se llama A gift man.
    Espero que Sean ya esté mejor y ojalá no tenga que llegar a la cirugía.
    Saludos

    Me gusta

  5. Que abombada, no vi la actualización. Espero que el pachucho esté mejorando, que feos son esos dolores en la espalda.
    Conozco algo del tema salud por mi viejo (mi papá vivió 25 años alla). Mi viejo tuvo suerte de que nunca le tocara lidiar con nada mas que una gripe, cada vez que venía visitaba a su dentista; yo creía que era porque eran amigos, pero era también porque le salía mucho mas barato atenderse acá que allá.
    Aquí como ya sabes todo está patas arriba, pero el sistema de salud pública funciona medianamente aceptable. Rosario carga sobre la espalda ademas con el pueblerío de alrededor y se la banca bastante. Es algo de lo cual alegrarse francamente y mas aun comparando con países del primer mundo.
    Lo bueno de allí es que laburando hay una posibilidad de recuperarse (que no es la idea gastarse la guita en eso, pero bueno … la salud es primordial)
    Un abrazo al dolorido consorte y un beso para vos

    Me gusta

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s