Casa nueva

-¿Qué hacemos con este sillón? De acá no pasa- dice el de la empresa de mudanzas. El sofá cama de tres cuerpos estaba atascado verticalmente en la base de la escalera con las patas incrustadas en la pared. Sean me mira con cara de fastidio y bronca. Todo venía bien, sin rayones en el piso de madera ni en la pared. Ese sillón era lo último que quedaba por subir. Lo último.

– Y, vamos a tener que dejarlo en este piso.- Queríamos colocarlo en el segundo piso pero no hubo forma de hacerlo subir por la escalera.

*************

Mientras yo estaba en Buenos Aires tramitando la visa, Sean vivía con unos amigos y se ocupó de buscar un departamento para cuando llegara yo. Estaba en una comunidad cerrada y ubicado frente a la pileta. Con el tiempo, nos dimos cuenta de que esta era uno de los peores lugares: en verano, que en Texas es largo y caluroso, había un bochinche insoportable todos los días.

Con el paso de los años, me fui desencantando hasta caer en la depresión. Lo que al  principio me había gustado ya me molestaba. Para peor, la comunidad cambió de dueño y se vino abajo todo, desde la forma de administrar hasta la calidad de los vecinos nuevos. Veníamos considerando la idea de mudarnos a otro lado y la gota que rebalsó el vaso fue que quisieron robar la camioneta de Sean que estaba en el estacionamiento del barrio –supuestamente privado.

Fuimos a ver los modelos de townhomes (como nuestros triplex) de un emprendimiento nuevo. Nos gustaron, tiene buena ubicación (ahí nomas de la autopista, que es muy importante), el precio no era malo y encima tendríamos a nuestros amigos Karl y Louise de vecinos.

El proceso de compra es distinto a lo que hacemos en Argentina. Por ejemplo, no existe el boleto de compra-venta. Firmamos un papel en el que nos comprometíamos a comprar la propiedad y dejamos un depósito ínfimo.  Sean juntó todo el papelerío para el préstamo hipotecario y lo presentó. Ojo que no fue tan fácil como parece, hubo muchas idas y vueltas. Después de la última crisis causada en parte por la burbuja inmobiliaria reventada te piden hasta el certificado de vacunación de tu tía bisabuela. Fue un engorro pero salió bien.

Como era una construcción nueva, podíamos elegir los cerámicos, pisos, y demás. La oferta de materiales y colores estaba acotada a lo que ofrecía el Design Center contratado por la empresa constructora. El color predominante era el beige porque al americano medio le gusta lo neutro, le gusta sentirse seguro y tranquilo. Yo quería azulejos violetas o paredes verde manzana. Nop. Las paredes vienen en beige, si queríamos otro color teníamos que pagar 4.000 dólares mas. Minga. Ya la pintaremos de colores.

Una vez que la casa estuvo lista, tuvimos la primera inspección (walk-through) con el arquitecto. Señalamos algunos defectos, que fueron corregidos para la segunda inspección. Esa semana firmamos los papeles y nos convertimos en propietarios, pagando por mes menos que el alquiler del departamento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

12 Respuestas a “Casa nueva

  1. Qué lindo te quedó!! Precioso. Y la verdad que a mí me gustan los colores tranquis, así que lo veo bárbaro como está!
    Así que terminan pagando menos que por el alquiler – acá “minga!” como decís vos – pagamos exactamente el doble de lo que pagábamos de alquiler, pero al menos podemos hacer más lo que nos parezca con la casa. No mucho, porque aquí todo debe ser uniforme, que nadie sobresalga ni por el jopo… chata la sociedad, como la geografía del país 🙂

    Me gusta

    • Gracias. Aunque pagues mas, al menos es tu casa, es una inversion, no es plata tirada. Nosotros no podemos tocar nada fuera de la casa, hasta el jardincito (de un metro cuadrado) lo mantiene la HOA (Homewoners Association). Si sacas o pones una planta o te olvidas de entrar el tacho de basura, te mandan una nota. Aca tambien todo es chato 😦

      Me gusta

      • Sí, acá es más o menos igual. En el frente no podés pintar los colores que se te ocurran, y ese tipo de cosas. Con la basura, no problem porque tenemos contenedores comunes de la calle, con tarjeta electrónica – de modo que saben cuánta basura tenés y todo! Amén de cuán frecuentemente reciclás, etc.

        Me gusta

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s