York

En el post anterior comentaba que cada año me gusta menos la Navidad, especialmente porque no sabés quien puede faltar. Pues bien, el jueves pasado falleció mi abuela paterna. Y como pasó con la materna, yo estaba en Inglaterra visitando a mis suegros. Ya me parece medio yeta este país.

El fin de semana teníamos planeada una escapada a la ciudad de York, en el norte. Llegamos el viernes a la nochecita y fuimos a visitar a Aunt Catherine, una tía de Sean que hacia veinte años que no veia. Tomamos el té, of course.

Nos alojamos en un hotel divino con vista al hipódromo de York. Tomamos un desayuno contundente  (un full English con tostadas, huevo frito, lonjas de panceta riquísima -nada de la porquería finita y quemada que sirven en EEUU-, hongos saltados, etc. Y café con sacarina!) y salimos a explorar.

La ciudad de York es muy antigua, creo que un poco mas de 1900 años. Aca estuvieron todos: anglosajones, romanos, vikingos, normandos y todos dejaron su marca. Por ejemplo, de los romanos queda la muralla que rodea al casco antiguo. La catedral, llamada York Minster, tiene una historia muy interesante y que representa la de la ciudad. Los romanos construyeron unos cuarteles para la Sexta Legion.

Siglos mas tarde, los anglosajones construyeron una iglesia de madera donde estaban los restos de los cuarteles romanos, pero se incendió. Los normandos la arreglaron pero los vikingos la destruyeron. Los normandos decidieron construir una catedral en el mismo lugar. Y un siglo después, la ampliaron para competir con la de Canterbury.

Antes que nada, entramos a una iglesia católica para encender una velita por mi abuela. Al salir, un músico callejero estaba tocando una de sus canciones preferidas, Memories de Barbra Streissand. Me acuerdo que ella tenia el cassette y lo ponía siempre. ¿Coincidencia? No lo se, pero yo quisiera creer que no.

Recorrimos las callecitas medievales que parecen salidas de un cuento. Seguimos de largo en la feria de Navidad porque, si bien era muy chuchi, estaba llena de gente con chicos.

Visitamos el Jorvik Centre. Jorvik era el nombre que los vikingos le pusieron a York. Es una atracción tipo Disneylandia donde vos te subis a un carrito y haces el recorrido por un barrio vikingo. Te muestran como se vivía en esa época a través de muñecos animados. ¡Algunos parecían de carne y hueso!

Fuimos a un pub para almorzar llamado The Last Drop Inn. Compartimos unas bangers and mash: cuatro variedades de chorizo sobre una  montaña de puré de papa y bañados en gravy con cebolla. Yo pedí mulled wine, vino tinto calentito con especias y cascara de naranja.

Justo cuando estábamos terminando la visita a la catedral, cerraron el coro para una casamiento. Nos quedamos un rato para chusmear. Se ve que el novio pertenecía a un regimiento escocés. Tenía puesto el uniforme de gala. No saque fotos porque me dio vergüenza. Los amigos también estaban de uniforme. Había un gaitero y un tambor en la puerta anunciando la llegada de cada invitado. En la calle se había juntado un grupo de curiosos. No nos quedamos a esperar a  la novia porque teníamos hambre y hacia frio.

El domingo salimos para Blackpool, una ciudad balnearia que esta en la costa oeste. Para llegar, cruzamos los Yorkshire Dales. ¡Que belleza! Los dales son valles típicos de las postales inglesas: mucho verde, muchas ovejas, alguna casita. Lo mejor fue que había un sol, divino. Lastima que ahora los días son cortos, empieza a anochecer a las 4 de la tarde.

Paramos en la estación de tren de Bolton porque justo pasaba una locomotora a vapor. Y también estaba Thomas, un personaje que es una locomotora antigua. Le saque fotos para mandarle a mi sobrinito, que es un fanático de Thomas the Tank Engine.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

7 Respuestas a “York

  1. Me encantó tu desayuno – tocino, huevos, de todo – pero eso sí, café con sacarina 😀

    No conozco York, por lo que comentás, es una ciudad interesante para recorrer. Ya se me dará algún día armar un cruce express para el otro lado del charco.

    Los bangers&mash se ven….. para la Hepatalgina!! 😀

    Me gusta

  2. Que paquetitud la ciudad de York! Me encantaría conocerla, me encantaría conocer toda Inglaterra (no es que le tenga gran simpatía a los ingleses, ejem, pero siempre le tuve ganas a esos lugares). Estos tipos son de todo, pero yeta no creo, es la vida simplemente.
    Lo de la canción no fué casualidad, nonononono, seguramente tu abuela se acercó a saludar … es lindo pensarlo asi.
    Feliz Navidad desde el sur y chin chin con un poco de Fresita que me quedó por aqui
    😉

    Me gusta

  3. Pingback: Especial #RedViajar: el tour de Francia - Red ViajAR·

¡Adelante, comente nomás!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s